JUAN MANUEL ARREAZA A

JUAN MANUEL ARREAZA A
Antes $1.963.500,00

$1.767.150,00

IVA + ENVÍO incluido para Bogotá.


Obra: Obsoleto Positivo I.
Técnica: Gouache sobre papel.
Dimensión: 28.5x16.5cm.
Año: 2020.
Tipo: Obra única
Opinión : “Es una obra reflexiva y que no lo parezca es astuto. Es muy inteligente plantear desde un objeto estético la noción invisible de una sociedad de consumo, y paradójicamente, darle una forma bella a esa idea, es el valor de esta obra”. – Karla
Pedir por whatsapp Pedir por whatsapp

JUAN MANUEL ARREAZA A


Obsoleto Positivo

Antes del capitalismo, el consumo de bienes era limitado. Los alimentos y la ropa ocupaban la mayor parte de este consumo. A medida que la modernidad fue avanzando y el capitalismo fue tomando fuerza, otros bienes entraron en escena con mayor fuerza. Al mismo tiempo, las necesidades logísticas y de transporte de un comercio mucho más global e intensivo, introdujeron un elemento primordial para la preservación de los bienes intercambiados: los empaques.

La producción de empaques se hizo necesaria ya fuera para facilitar el transporte o para preservar el producto, lo que a su vez requirió de nuevos materiales que cumplieran con las diferentes necesidades. Estos materiales fueron transformándose, desde lo orgánico hasta lo sintético que es casi imposible de descomponer sin poner en riesgo repetidamente la salud de nuestro ambiente y de paso la nuestra.

Asimismo, la velocidad en la tecnología hizo que las dinámicas del mercado fueran cada vez más ágiles, lo que el consumidor pudo leer como una constante oferta de productos nuevos. Sin embargo, en esta súper producción de objetos, materiales y de imágenes que venden estos productos, condujo a minimizar o desaparecer el concepto de crear algo único y duradero. La velocidad de los medios de producción llevó a generar creaciones hechas en masa, construidas con materiales económicos y desechables. Economía vista desde la utilización del mínimo suministro para obtener el mayor beneficio, sin prevenir el desperdicio material. Así el sistema entonces se justifica en un reciclaje de ideas de productos pasados de moda, retocados y embellecidos para que el consumidor tenga la sensación de que hay una renovación de los objetos, concretos y abstractos, que se le presentan para su consumo.

Reciclar los materiales, los objetos, las ideas es en últimas, reciclar las emociones. Es abrir el álbum de la memoria y ver la instantánea de una emoción pasajera o duradera que ha perdido el brillo. La nostalgia es el impulso que nos conduce a querer restaurar ese brillo. Pero intentar recomponer los viejos recuerdos o materiales a su estado original significa un reto. Es así como el reciclaje se convierte en un ejercicio de creatividad, de renovación, de transformar un objeto con un significado específico ya caduco, en algo nuevo y único.

Los clientes que vieron este artículo también vieron

-10%
SEBASTIAN GIL A
SEBASTIAN GIL A
Antes $2.439.500,00
$2.195.550,00
-20%
SEBASTIAN GIL B
SEBASTIAN GIL B
Antes $4.105.500,00
$3.284.400,00
SEBASTIAN GIL C
$2.082.500,00
-15%
LAURA MORA C
LAURA MORA C
Antes $5.414.500,00
$4.602.325,00